logo

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Sí, acepto el tratamiento de mis datos

Al hacer click en el botón, Usted presta el consentimiento para que sus datos sean tratados por OFICINA MEDIA ESPAÑA con la siguiente finalidad: Resolver las cuestiones que nos plantee; Remitir boletín, e información relacionada con los fines de OFICINA MEDIA ESPAÑA.

OFICINA MEDIA ESPAÑA no cede datos personales a terceros, salvo obligación legal, ni realizará transferencias de datos internacionales. En cualquier momento podrá revocar el consentimiento prestado y ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión o derecho al olvido, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de datos, dirigiendo comunicación escrita, acompañada de fotocopia del DNI en vigor u otro documento en vigor acreditativo de su identidad, a la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. En todo caso, podrá ampliar la información en materia de protección de datos en nuestra política de privacidad.

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Sí, acepto el tratamiento de mis datos

Al hacer click en el botón, Usted presta el consentimiento para que sus datos sean tratados por OFICINA MEDIA ESPAÑA con la siguiente finalidad: Resolver las cuestiones que nos plantee; Remitir boletín, e información relacionada con los fines de OFICINA MEDIA ESPAÑA.

OFICINA MEDIA ESPAÑA no cede datos personales a terceros, salvo obligación legal, ni realizará transferencias de datos internacionales. En cualquier momento podrá revocar el consentimiento prestado y ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, supresión o derecho al olvido, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de datos, dirigiendo comunicación escrita, acompañada de fotocopia del DNI en vigor u otro documento en vigor acreditativo de su identidad, a la siguiente dirección: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. En todo caso, podrá ampliar la información en materia de protección de datos en nuestra política de privacidad.

Martes, 09 Julio 2019 11:30

EDITORIAL DEL MES: Julio de 2019

La vida es un festival y el festival da la vida (a las películas)

Si buscamos en el buscador la definición de la palabra “festival”, nos aparece esto:

“Conjunto de actuaciones o representaciones dedicadas a un arte o a un artista que tienen lugar en un período determinado, a veces con carácter de competición.”

Hoy me he acordado de los muchos festivales de cine en los que he participado de alguna u otra manera, y son muchos. Habré pasado más tiempo de mi vida en festivales que de vacaciones, desde luego. Y mi caso no es de los más fuertes. Conozco a muchas personas, sobre todo agentes de ventas y algunos productores, que pasan media vida en festivales. Por algo será, sin duda. Un determinado festival es un lugar de networking estupendo. Pero luego hay festivales más pequeños que quizás no tengan tanta dimensión industrial, pero sí otras cosas. Justo después de redactar mi anterior editorial sobre el factor humano, tuve la gran suerte de visitar el Festival de Cine de Transilvania, en Cluj (Rumanía).

No hubiera ido nunca a Cluj. Con lo que uno viaja, a decir verdad tenía pocas ganas de ir a Transilvania. Aún menos ganas cuando supe que no tienen el Euro y cuando en un formulario me pedían mi grupo sanguíneo para acceder a un edificio de carácter oficial, no es broma. Sin embargo, una vez llegado al destino, mi sorpresa no pudo ser más agradable. Qué bonita la ciudad y qué gente más simpática. Tienen una comida estupenda y a un precio económico (gracias a la moneda local que nos viene muy bien a los que venimos de la zona Euro). El festival de cine es una maravilla en todos los sentidos; tiene una programación interesantísima, una organización impecable y unas fiestas ideales. No tiene las molestias que a veces tienen los grandes festivales a los que hay que ir y tampoco tiene nada que envidiar en cuanto a la calidad de la experiencia que proporciona. Las salas de cine estaban llenas en cada sesión. En el marco del festival, MEDIA organizó un European Film Forum (EFF) sobre nuevas tendencias en realización de cine y en distribución digital. Fue todo un éxito, quizás el mejor EFF de todos los que se han organizado hasta la fecha. Contó con numerosos profesionales de alto perfil, de muchísimos países. En definitiva, mi ignorancia con respecto a Cluj y al Festival de Transilvania está curada, y espero poder volver allí pronto.

El siguiente festival al que fui es el Atlàntida Film Fest en Palma de Mallorca (organizado principalmente por Filmin). En el marco del festival se celebra el Mallorca Talents Lab y tuve el honor de dar una sesión de pitching y de hablar sobre MEDIA junto a mi compañero Àlex Navarro de Europa Creativa MEDIA Catalunya. Es impresionante cómo ha crecido el festival. No era consciente de ello, y como en el mes de julio solemos tener mucho trabajo, mantuve el desplazamiento en los mínimos necesarios. Si hubiera sabido más, me hubiera quedado más tiempo. A la fiesta de inauguración asistió S.M. la Reina Doña Letizia, José Guirao (Ministro de Cultura y Deporte) y Lucía Recalde (la máxima responsable de MEDIA). En el acto se homenajeó a Ken Loach (nada más y nada menos) y cantó Soleá Morente. Solamente puedo imaginar lo que fue aquello y si alguien lo quiere saber que se lo pregunte a Àlex que tuvo la sensatez de quedarse para el evento. Y esto sin entrar en la programación del festival, que como siempre fue muy ecléctica. Tiene películas europeas difíciles de encontrar pero que son auténticas joyas. Según comentaba Jaume Ripoll, el director del festival, todas las sesiones están repletas de gente. En la única noche que pasé allí pude comprobar que así era. El público participa en el festival con gran entusiasmo, lo vive.

De esto se trata. Los festivales de cine son arterias vitales para una Europa que produce casi dos mil películas cada año (incluyendo los documentales creativos que suponen alrededor del 25% de la cosecha). Si no fuera por los festivales, el público apenas podría encontrar la gran mayoría de estas obras. Muy pocas se estrenan fuera de su país de origen, y menos en cines. En las plataformas es difícil encontrarlas, desde luego. Estamos siendo testigos de unos cambios monumentales en el ecosistema audiovisual. La irrupción de las plataformas multinacionales está cambiando todo, y esto es solamente el principio. Esperad a que aparezcan en el tablero Disney+ y Apple. Entonces habrá una competición en toda regla que durará varios años hasta que de una u otra manera haya una consolidación en el mercado. Y esto, ¿qué significa? Significa que la batalla de marketing que se va a librar a gran escala en múltiples frentes será épica. Y contra esto los pequeños distribuidores de cine europeo independiente van a tener que luchar mucho, si no quieren perder el poco protagonismo del que gozan ante el público. Lo digo con cariño, evidentemente, y con el ánimo de llamar a todos a la lucha en defensa de nuestro cine europeo. Lo que está claro es que los festivales van a ser los mejores aliados en estas batallas, junto con las instituciones de cine y los canales públicos de televisión.

MEDIA lo sabe y no cabe duda de que ahora y en un futuro seguirá apoyando los festivales de cine. Son muy importantes para la diversidad cultural, pero también para hacer contrapeso al pensamiento único y a otros desafíos que tenemos que afrontar. Cuando algunos estudios apuntan a que el “footprint” de la cultura americana se hace cada vez más grande en Europa, no será ni por el festival de Transilvania, ni por el Atlántida. Al contrario, es gracias a ellos y a muchos más festivales de todo tamaño que podemos ver el reflejo artístico de la diversidad cultural europea. La próxima vez que coincida con Ted Sarandos en una fiesta (la última fue en Lille, en el Series Mania -donde Netflix era el anfitrión de la fiesta inaugural-) le pediré que abra una sección de festivales de cine europeo en su plataforma. Sería fantástico poder ver en directo y en diferido los catálogos de estos festivales, cuyas programadoras tienen la capacidad de seleccionar un cine internacional diverso y variado. Algunas plataformas ya lo hacen, como Filmin. Pero lo que haría falta es tenerlo todo en las plataformas grandes, que son las que pisan tan fuerte, ¿o no? Habría que encontrar una manera de conseguirlo sin perjudicar a nadie, especialmente a los independientes. No sé si es posible, pero creo que si hubiera voluntad, quizás.

Que paséis un feliz mes de julio, a pesar del calor. Ya sabéis, en el cine hace fresquito.

Atentamente,

Peter Andermatt

Oficina MEDIA España

NUESTROS PATRONOS